12 agosto, 2009

(Viajes)

Abro paréntesis en este verano inenarrable de contrastes. De familiares y amigos. De reencuentros. De ensoñaciones y descubrimientos. De dudas y certezas. De fríos y calores. Y, por supuesto, de viajes, cuya sed es un "síntoma neto de inteligencia" para Jardiel Poncela, "una buena forma de superar problemas y miedos" según Rojas Marcos o "una parte de la educación cuando eres joven y de la experiencia cuando llega la vejez", en palabras de Francis Bacon.

El viaje "son los viajeros: lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos", escribe Pessoa. También la actitud de sacar el billete de ida sin marcar el de vuelta, que diría Reverte. La importancia del trayecto y no del destino, según Kavafis. O la autenticidad y el riesgo, buscando nuestras Ítacas, de la pequeña aventura frente al turismo de masas.

Huid hacia delante de los prejuicios, viajad cerca o lejos, solos o en compañía. Contadnos vuestra odisea. Sentid que seguimos vivos: nómadas de vez en cuando y juntos en el camino. Hasta muy pronto. Gracias y feliz singladura. (Cierro paréntesis.)

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡El nacionalismo se cura viajando! ¡Y todos los prejuicios!
Ana

14 agosto, 2009  
Anonymous Anónimo said...

Geniales los artículos!
Cada viaje es una nueva aventura...
Mary :)

14 agosto, 2009  
Blogger Ana Isabel said...

Está genial cada artículo. Una sugerencia: + fotos y/o algo de color. Ya hay mucho negro a nuestro alrededor, hay q rebosar alegría y positividad y eso lo sabes hacer muy bien.
Besos.
Ana Isabel

22 septiembre, 2009  

Publicar un comentario

<< Home