05 abril, 2010

Mi Gran Vía

... Embrujo, vorágine, planes. La gran vida, dice el juego de palabras. Plaza España, Callao, Alcalá. Las mil y una noches. Encuentros, sorpresas, reencuentros. El programa que hacíamos Noemí y yo desde la radio del Círculo de Bellas Artes. Conjuras, cultura y risas. Espectáculos memorables. El desayuno en Zahara. Amor, hastío, fervor. Los buenos días del mendigo del metro. Santo Domingo, Hortaleza, Montera. La inspiración de las musas. El restaurante hindú que descubrimos y fascinó a mis padres. El tráfico, los semáforos. El museo del jamón con los cangrejeros. Las luces, el ruido: bullicio en candela. El cuadro de Antonio López. El cielo resplandeciente entre los edificios. Mi trabajo en la compañía de seguros junto al teatro. El periódico y las terrazas al sol. San Bernardo, Fuencarral, Tres Cruces. Los antiguos cines. La Casa del Libro. Aquella tienda de discos. La Consejería de Juventud. El Fnac donde ilustramos tiempos vacuos. Telefónica, Metrópolis, Chicote, Capitol. El local de kebabs que tantas veces saboreamos. El Palacio de la Prensa. Buenas noticias en aquel Vips de madrugada. Brindis con familiares y amigos. La calle Pez a la vuelta de la esquina. El Alfil, el Lara, el Palentino, Ópera y el Alcázar. Nuestras manos al son de la música callejera. Las visitas hilarantes a M80 con Gomaespuma. Las azoteas de la Ser. El hotel donde se hospedaron mis suegros cuando todavía no teníamos casa juntos. Las discotecas que venden ropa y sabes que no me gustan demasiado. El templete por Caballero de Gracia. La Sala Costello, Metralleta, Cafeína. Lo cañí, lo moderno. Manteros, descuideros, yonquis. La chica preciosa que pasa inadvertida. El paseo sin rumbo. Las cañas, los dulces árabes, el buffet, la sobremesa. Francachelas, aventuras y desventuras. El Nebraska, el Starbucks, la Espiga Verde. Aquel local añejo donde siempre admiramos el gramófono más caro. La buena gente y la otra también. La sirena de policía, el desasosiego, las prisas. Los platos combinados, la pasta, el Vitaminas, el chino. La perplejidad del turista. El cartel de Schweppes. El día que salimos a hacer fotos tras la nevada. La muchedumbre infinita. La magia, la perpetua vigilia, los sueños y la belleza del caos. La fiesta del centenario. Son sólo algunas estampas de Gran Vía: pongamos que hablo del corazón de Madrid.

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

...Y el genio, el que no se apellida Sabina, ni le canta al desamparo, ni crea sólo por dinero. Ése sí que pasa inadvertido, hasta que este blanco sobre negro le delata. El genio del corazón de tinta.

06 abril, 2010  
Anonymous Rocío said...

Cuantas historias puede albergar una sola calle...tengo algunos recuerdos de ella, el más especial cuando vomité en los aseos de la fnac...jejeje. que cumplas muchos más gran via!!

06 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

De nuevo, brillante literatura. Un blog sublime. Ana. Las palmas

06 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Cada día estás mejor en la emisora. Te mando al email una foto de un torero de la calle Postas de Madrid. Un abrazo.
JM Quesada. Alcobendas.

06 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

...Si ya lo decía yo cuando le tenía al lado, este chico "llegará muy lejos" con ese lenguaje tan narrativo, literario, con un toque de gracia. Besossss.

07 abril, 2010  
Blogger Jorge G. Palomo said...

¡GRACIAS a todos!
Os contestaré detenidamente a todos: sois los mejores. Seguimos remando juntos. Ahora, sólo digo que de mayor quiero ser Messi. Viva el arte.

07 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Hola crack, la pena es que no escribas todos los días, porque como tú dices es magistral, digo espectacular, jeje. Supongo que cuando llegues muy lejos (recuerda que sólo es cuestión de tiempo) te tocará escribir mas a menudo (llámese en prensa o lo que tú quieras). hablamooooooooosssss, besossssssss. Tene-Guaya. Agaete.

07 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Estimado Jorge,

No me digas que te ha salido la vena meta-literaria y te quieres convertir en Sebald, Joyce o Vila Matas o así. El propósito es noble a la par que digno, pero el problema es que para ser autor de culto normalmente hay que estar al lado de Caronte por la Estigia y me parece que no estarás por la labor (y Noe menos). Si me permites una opinión considero que tu blog necesita un pelín más de cultura pura y dura (al estilo antiguo) ya que así irás logrando tu sueño de convertirte en autor de culto. Te propongo una cosita que acabo de leer en Dublinesca, la última novela de Vila-Matas: celebremos un funeral por la galaxia Gutemberg y un bautismo de una nueva forma de cultura que todavía no ha terminado de nacer. Lo primero, el funeral, es de Vila-Matas, pero lo del bautismo es mío, pero me temo que habrá que esperar a que la nueva criatura nazca del todo para ver por donde va. Para acabar un reto: ¿nos atrevemos a leer el Finnegans Wake de Joyce? ¡¡¡¡ Hala ahí va!!! Ojo: no hay traducción y, según creo, el idioma que utilizó se parece algo al inglés.

your's sincerely
Miguel Ribagorda - Madrid

07 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Palomo, ¡¡te estoy escuchando!!
Oye ¿quién va a ganar el partido?... escribe más. Besos.

09 abril, 2010  
Blogger Jorge G. Palomo said...

¡Gracias a todos por la participación y feliz fin de semana!

Respondo a los mensajes, así, raudo y veloz:

- Anónimo/a nº 1: Literatura excelsa, prosa poética. Tu felicitación me conmueve porque son tres líneas brillantes y sentidas: suben el nivel del blog. ¡Identificaos, que sois geniales!
- Rocío (nº2): Intuyo que la causa de la resaca fue, al menos, inolvidable.
- Ana (nº 3): ¿Te conocemos? Gracias y saludos por el paraíso canario.
- Quesada: Foto mítica del torero del centro de Madrid, que también está cada vez mejor... Oyente fiel, no cambies. Ya sabes, pase lo que pase.
- Anónimo nº 5: Sospecho que fuimos muy buenos compañeros de Preventiva Seguros y ojalá lleguemos todos muy lejos, sin demasiados siniestros.
- Tene y Guaya: Enseguida viviremos un espectacular reencuentro. Claramente. Y sí, escribiremos lo que haga falta: hay una novela pendiente, ¿verdad? Recuerdos a todos.
- Miguel: Te noto en plena forma, acaso un tanto aquijotado: es la consecuencia de esta pasión (a ratos, vicio) confesable. Queda por hacer un programa de radio –ese sí- de culto…
- Anónimo final (hasta ahora): Mi pronóstico es un 1-3, como he improvisado hoy en la Ser. Confío en que el RM renazca y nos devuelva alegrías y espectáculo, pero aún es pronto frente al mejor equipo del mundo, el de Guardiola y los Messi-Xavi-Iniesta.

Continuará…
En fuera de Juego, gracias de Jorge y alrededores.

09 abril, 2010  
Blogger Mariajo said...

Cuantos recuerdos... gracias por recuperarlos con tus palabras, artista !!!
Para mí la Gran Via fue parte de mi niñez, juventud... cogía la línea 5 y me plantaba en 20 minutos en Callao. Y de ahí, me lanzaba a la aventura... carteles, música, escaparates, carteristas... perritos, helados, napolitanas, bacalao, bocatas de calamares...
Pero de quien más me acuerdo es de una mujer de piel negra, con el pelo corto/rizado/enredado/canoso, que siempre estaba sentada en la plaza de Callao, nada más salir de la boca del metro, en el poyete de la ventana de un local... de vez en cuando, si advertía que alguien la observaba respondía con su mirada abierta, mientras gritaba en un idioma desconocido hasta que lograba espantar a los curiosos...
Detrás de la locura que emanaba, había algo que me inquietaba siempre, y es que no desentonaba en absoluto con el entorno, parecía hecha para ese rincón, ese pedazo de mármol donde pasaba las horas rodeada de sus bolsas enormes, ignorando el ventanal que había detras suyo y viendo pasar a la gente a quien no quería conocer.
Esa oleada de personas parecían en mayoría buscadores de sueños, deseosos de pasar buenos ratos entremezclados entre las luces y el jaleo...
Y esa mujer envuelta por una decena de capas de ropa, que posiblemente no quisiera participar de lo que la rodeaba... es la persona que recuerdo. Y es que, las otras cientas que me encontré en esa calle, no me conmovieron igual que ella como para guardarlas para siempre en mi memoria.
Eso es para mí Gran Vía, un lugar que ha revuelto mi mente y emociones gracias a su latido, siempre intenso y continuo.

11 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

¡¡¡MUY BUENO EL BLOG!!!

13 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Jorge, ¡te he oído en la radio, crack! ¡Eres un vacilón! No cambies nunca. Me encanta tu tono. Bss.

14 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

Te estoy escuchando por internet a escondidas...
Eres el mejor¡¡¡
Arriba JORGE.
Félix. Madrid.

15 abril, 2010  
Anonymous Anónimo said...

En dos palabras, Palomo... im-presionante... Nos vemos!!!

15 abril, 2010  

Publicar un comentario

<< Home